Normativas vigentes sobre la decisión de elegir un Nacimiento Respetado


Constitución Nacional: Capítulo 1 Derechos (Art. 19)

Artículo 19

Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados. Ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ella no prohíbe.

Declaración Universal de los Derechos Humanos (Art. 19 y 25.2)

Artículo 19

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Artículo 25

(2) La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales. Todos los niños, nacidos de matrimonio o fuera de matrimonio, tienen derecho a igual protección social.

Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (Art. 2d, 12 1 y 2)

Artículo 2

Los Estados Partes condenan la discriminación contra la mujer en todas sus formas, convienen en seguir, por todos los medios apropiados y sin dilaciones, una política encaminada a eliminar la discriminación contra la mujer y, con tal objeto, se comprometen a:

d) Abstenerse de incurrir en todo acto o práctica de discriminación contra la mujer y velar por que las autoridades e instituciones públicas actúen de conformidad con esta obligación;

Artículo 12

1. Los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropiadas para eliminar la discriminación contra la mujer en la esfera de la atención médica a fin de asegurar, en condiciones de igualdad entre hombres y mujeres, el acceso a servicios de atención médica, inclusive los que se refieren a la planificación de la familia.

2. Sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo 1 supra, los Estados Partes garantizarán a la mujer servicios apropiados en relación con el embarazo, el parto y el período posterior al parto, proporcionando servicios gratuitos cuando fuere necesario, y le asegurarán una nutrición adecuada durante el embarazo y la lactancia.

Convención sobre los Derechos del Niño (Art. 24)

Artículo 24

1. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño al disfrute del más alto nivel posible de salud y a servicios para el tratamiento de las enfermedades y la rehabilitación de la salud. Los Estados Partes se esforzarán por asegurar que ningún niño sea privado de su derecho al disfrute de esos servicios sanitarios.

2. Los Estados Partes asegurarán la plena aplicación de este derecho y, en particular, adoptarán las medidas apropiadas para:

a) Reducir la mortalidad infantil y en la niñez;
b) Asegurar la prestación de la asistencia médica y la atención sanitaria que sean necesarias a todos los niños, haciendo hincapié en el desarrollo de la atención primaria de salud;
c) Combatir las enfermedades y la malnutrición en el marco de la atención primaria de la salud mediante, entre otras cosas, la aplicación de la tecnología disponible y el suministro de alimentos nutritivos adecuados y agua potable salubre, teniendo en cuenta los peligros y riesgos de contaminación del medio ambiente;
d) Asegurar atención sanitaria prenatal y postnatal apropiada a las madres;
e) Asegurar que todos los sectores de la sociedad, y en particular los padres y los niños, conozcan los principios básicos de la salud y la nutrición de los niños, las ventajas de la lactancia materna, la higiene y el saneamiento ambiental y las medidas de prevención de accidentes, tengan acceso a la educación pertinente y reciban apoyo en la aplicación de esos conocimientos;
f) Desarrollar la atención sanitaria preventiva, la orientación a los padres y la educación y servicios en materia de planificación de la familia.

3. Los Estados Partes adoptarán todas las medidas eficaces y apropiadas posibles para abolir las prácticas tradicionales que sean perjudiciales para la salud de los niños.

4. Los Estados Partes se comprometen a promover y alentar la cooperación internacional con miras a lograr progresivamente la plena realización del derecho reconocido en el presente artículo. A este respecto, se tendrán plenamente en cuenta las necesidades de los países en desarrollo.

Convención Americana sobre Derechos Humanos - Pacto de San José de Costa Rica (Art. 5, 11 y 19)

Artículo 5. Derecho a la Integridad Personal

1. Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral.
2. Nadie debe ser sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. Toda persona privada de libertad será tratada con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano.

Artículo 11. Protección de la Honra y de la Dignidad

1. Toda persona tiene derecho al respeto de su honra y al reconocimiento de su dignidad.
2. Nadie puede ser objeto de injerencias arbitrarias o abusivas en su vida privada, en la de su familia, en su domicilio o en su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra o reputación.
3. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra esas injerencias o esos ataques.

Artículo 19. Derechos del Niño

Todo niño tiene derecho a las medidas de protección que su condición de menor requieren por parte de su familia, de la sociedad y del Estado.

Ley Nacional 25929, de “Derechos de padres e hijos durante el proceso de nacimiento” y Decreto Reglamentario 2035/2015

ARTICULO 1º

La presente ley será de aplicación tanto al ámbito público como privado de la atención de la salud en el territorio de la Nación. Las obras sociales regidas por leyes nacionales y las entidades de medicina prepaga deberán brindar obligatoriamente las prestaciones establecidas en esta ley, las que quedan incorporadas de pleno derecho al Programa Médico Obligatorio.

ARTICULO 2º

Toda mujer, en relación con el embarazo, el trabajo de parto, el parto y el postparto, tiene los siguientes derechos: a) A ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pudieren tener lugar durante esos procesos de manera que pueda optar libremente cuando existieren diferentes alternativas. b) A ser tratada con respeto, y de modo individual y personalizado que le garantice la intimidad durante todo el proceso asistencial y tenga en consideración sus pautas culturales. c) A ser considerada, en su situación respecto del proceso de nacimiento, como persona sana, de modo que se facilite su participación como protagonista de su propio parto. d) Al parto natural, respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados por el estado de salud de la parturienta o de la persona por nacer. e) A ser informada sobre la evolución de su parto, el estado de su hijo o hija y, en general, a que se le haga partícipe de las diferentes actuaciones de los profesionales. f) A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación, salvo consentimiento manifestado por escrito bajo protocolo aprobado por el Comité de Bioética. g) A estar acompañada, por una persona de su confianza y elección durante el trabajo de parto, parto y postparto. h) A tener a su lado a su hijo o hija durante la permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no requiera de cuidados especiales. i) A ser informada, desde el embarazo, sobre los beneficios de la lactancia materna y recibir apoyo para amamantar. j) A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados de sí misma y del niño o niña. k) A ser informada específicamente sobre los efectos adversos del tabaco, el alcohol y las drogas sobre el niño o niña y ella misma.

ARTICULO 3º

Toda persona recién nacida tiene derecho: a) A ser tratada en forma respetuosa y digna. b) A su inequívoca identificación. c) A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación o docencia, salvo consentimiento, manifestado por escrito de sus representantes legales, bajo protocolo aprobado por el Comité de Bioética. d) A la internación conjunta con su madre en sala, y a que la misma sea lo más breve posible, teniendo en consideración su estado de salud y el de aquélla. e) A que sus padres reciban adecuado asesoramiento e información sobre los cuidados para su crecimiento y desarrollo, así como de su plan de vacunación.

ARTICULO 4º

El padre y la madre de la persona recién nacida en situación de riesgo tienen los siguientes derechos: a) A recibir información comprensible, suficiente y continuada, en un ambiente adecuado, sobre el proceso o evolución de la salud de su hijo o hija, incluyendo diagnóstico, pronóstico y tratamiento. b) A tener acceso continuado a su hijo o hija mientras la situación clínica lo permita, así como a participar en su atención y en la toma de decisiones relacionadas con su asistencia. c) A prestar su consentimiento manifestado por escrito para cuantos exámenes o intervenciones se quiera someter al niño o niña con fines de investigación, bajo protocolo aprobado por el Comité de Bioética. d) A que se facilite la lactancia materna de la persona recién nacida siempre que no incida desfavorablemente en su salud. e) A recibir asesoramiento e información sobre los cuidados especiales del niño o niña.

ARTICULO 5º

Será autoridad de aplicación de la presente ley el Ministerio de Salud de la Nación en el ámbito de su competencia; y en las provincias y la Ciudad de Buenos Aires sus respectivas autoridades sanitarias.

ARTICULO 6º

El incumplimiento de las obligaciones emergentes de la presente ley, por parte de las obras sociales y entidades de medicina prepaga, como así también el incumplimiento por parte de los profesionales de la salud y sus colaboradores y de las instituciones en que éstos presten servicios, será considerado falta grave a los fines sancionatorios, sin perjuicio de la responsabilidad civil o penal que pudiere corresponder.

Ley Nacional 26485 de “Protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales” de abril de 2009

Decreto Reglamentario 1011/2010 de la Ley Nacional N° 26485

ARTICULO 6º

Modalidades. A los efectos de esta ley se entiende por modalidades las formas en que se manifiestan los distintos tipos de violencia contra las mujeres en los diferentes ámbitos, quedando especialmente comprendidas las siguientes:

e) Violencia obstétrica: aquella que ejerce el personal de salud sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres, expresada en un trato deshumanizado, un abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, de conformidad con la Ley 25.929.

Reglamentación:
Inciso e).- Se considera trato deshumanizado el trato cruel, deshonroso, descalificador, humillante o amenazante ejercido por el personal de salud en el contexto de la atención del embarazo, parto y postparto, ya sea a la mujer o al/la recién nacido/a, así como en la atención de complicaciones de abortos naturales o provocados, sean punibles o no. Se considera personal de salud a los efectos de la ley que se reglamenta, a todo aquel/la que trabaja en un servicio, se trate de los/as profesionales (médicos/as, enfermeros/as, trabajadores/as sociales, psicólogos/as, obstétricas/os, etc.) o de quienes se ocupan del servicio hospitalario, administrativo o de maestranza. Las mujeres que se atienden en las referidas instituciones tienen el derecho a negarse a la realización de las prácticas propuestas por el personal de salud. Las instituciones del ámbito de la salud pública, privada y de la seguridad social deben exponer gráficamente, en forma visible y en lenguaje claro y accesible para todas las usuarias, los derechos consagrados en la ley que se reglamenta.

Todas las referencias científicas basadas en la evidencia que existen publicadas y Consensos Internacionales de Atención al Parto acerca de los “Nuevos derechos de la mujer y el niño recién nacido” de países como:

Francia:
Decreto Ministerial 83-24, del 1 de agosto de 1983 “Hospitalización de niños”

Italia:
Protección de los derechos de la mujer embarazada, la promoción del parto fisiológico y la salvaguardia de la salud del neonato – Proyecto de Ley - 2013

Holanda:
Recomendaciones para la política obstétrica, orientación y prevención – Falta de Progresión – KNOV – Organización Real Holandesa de Parteras - 2006

España:
Protocolo para la asistencia natural al parto normal – Departamento de Salud - Cataluña - 2007
Guía de Práctica Clínica sobre la atención del Parto Normal – Ministerio de Sanidad – España - 2010

Inglaterra:
Derechos Humanos en el cuidado de salud en la maternidad – Birthrigths Organization – 2007
Cuidado Intraparto – NICE – National Institute for Health and Care Excellence – 2007

Latinoamérica:
Declaración de Ceará - ReLaCaHuPaN - Red Latinoamericana y del Caribe para la Humanización del parto y del Nacimiento - 2000

Caminos para la Humanización del Parto y del Nacimiento - ReLaCaHuPaN - 2003

Todas las condiciones en que el “parto/nacimiento respetado” se desarrolla han sido publicadas y reconocidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS):

Conferencia Internacional de Fortaleza, Brasil, entre el 22 y 26 de Abril de 1985 en forma de 21 Recomendaciones para los cuidados en el Parto Normal
Guía Práctica de 1996 y Principios Actualizados de la Organización Mundial de la Salud, de los años 2001 y 2002 acerca del cuidado perinatal: Guía esencial para el cuidado antenatal, perinatal y postparto, que determina que el parto debe:

1. Ser no medicalizado, lo que significa que el cuidado fundamental debe ser provisto realizando el mínimo de intervenciones necesarias y con la menor tecnología posible.
2. Ser basado en el uso de tecnología apropiada, lo que se define como un conjunto de acciones que incluya métodos, procedimientos, tecnología, equipamiento y recursos humanos, aplicados a resolver problemas específicos de cada mujer en particular. Este principio está dirigido a reducir el uso excesivo de tecnología o la aplicación de métodos sofisticados o complejos protocolizados (en serie y repetitivos), cuando procedimientos más simples pueden ser suficientes o aún ser superiores.
3. Ser basado en las evidencias, lo que significa estar avalado por la mejor evidencia científica disponible y por estudios controlados aleatorizados cuando sea posible y apropiado.
4. Ser regionalizado y basado en un sistema eficiente de referencia de centros de cuidado primario, hacia niveles de cuidado terciarios.
5. Ser integral teniendo en cuenta las necesidades intelectuales, emocionales, sociales y culturales de cada mujer, sus niños y familias; y no solamente un cuidado biológico de la mujer en general y en términos masivos
6. Estar centrado en; y ser dirigido a; las necesidades no sólo de la mujer y su hijo naciente, sino de su pareja y de su familia previa.
7. Ser apropiado teniendo en cuenta las diferentes pautas culturales de cada mujer para permitir y lograr sus objetivos personales.
8. Tener en cuenta la toma de decisión de las mujeres.
9. Respetar la privacidad, la dignidad y la confidencialidad de las mujeres.
10. Permitir la Libertad de elección de un Parto Domiciliario, acompañado por Profesionales idóneos que la mujer elija y convoque, para detectar cualquier anomalía en el curso de un proceso por demás natural y fisiológico como es el parto/nacimiento humano; que no implique intervención ni responsabilidad médica alguna, sino simplemente el acompañamiento con la menor intervención médica y nula medicalización si no hiciere falta, tan sólo para asegurar consejo, vigilancia y prevención de las complicaciones que se pudieran presentar.
11. Incorporar Obstétricas, Doulas y/o Enfermeras especializadas en Maternidad entrenadas en el control de la evolución del trabajo de parto y parto normales. Sabido es; que estas profesionales; brindan una atención individualizada y contenedora, priorizando el desarrollo normal del parto y que; con su trabajo experto; disminuyen los partos instrumentales y quirúrgicos; tranquilizando a las madres; que no requieren medicación ni analgesia alguna durante el parto.

Tecnología Apropiada para el parto

OMS - Conferencia Internacional de Fortaleza, Brasil. Abril de 1985. Publicada en Lancet 1985; 2:436-437

Cuidados en el parto normal: Guía Práctica

OMS - Departamento de Investigación y Salud Reproductiva. Ginebra. 1996

Principios Actualizados de la OMS. Guía esencial para el cuidado antenatal, perinatal y postparto

OMS - Publicado en Birth 28:3 September 2001

Cuidados Intraparto para una experiencia positiva en el nacimiento

OMS - Febrero de 2018